¡Bienvenido!
Photobucket
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Staff Bomb
Estacion
This Is The Vegas At The Top Of Fame Albright University Beyond the Moon Tears & Blood Image and video hosting by TinyPic Photobucket
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 13 el Dom Mayo 10, 2015 2:32 pm.
Últimos temas
» Reglas Generales #
Sáb Nov 07, 2015 4:02 pm por ofelia20

» presentándomeee! c:
Sáb Nov 07, 2015 3:18 pm por Magda03

» presentandome
Lun Oct 05, 2015 8:37 pm por marilorem

» Presentandome
Sáb Oct 03, 2015 2:25 pm por camilarod

» Buenas.
Lun Jul 13, 2015 4:27 pm por carlanun

» Academia St. Hathaway
Vie Oct 01, 2010 1:14 pm por TB

» New World ~ ¿Are you ready for chaos?
Vie Ago 13, 2010 9:51 am por NW

» Ausenciaaa e.é
Jue Ago 05, 2010 3:17 pm por Juliette Z. Speck

» Joshua A. Grayson
Miér Ago 04, 2010 12:01 am por Joshua Grayson


One of those nights {Libre}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

One of those nights {Libre}

Mensaje por Charles I. Sparks el Jue Jul 22, 2010 3:34 pm

Reportan misteriosa desaparición de una joven de diecisiete años

El agente de policía y su cuerpo de seguridad registran la zona en la que fue vista por última vez antes de su desaparición. Integrantes de su banda de amigos están conmocionados por la tragedia y aseguran haberla perdido de vista esa misma noche, horas antes de su desaparición.

Este hecho ha ocurrido dos semanas después del incidente en el que, misteriosamente, otros dos jóvenes desaparecieron, también, a escasas horas de la noche. Desde entonces no hemos dejado de preguntarnos cuál es la causa de tantas desapariciones y tampoco creemos que la respuesta sea fácil. Por el momento no hallamos pruebas contundentes para calmar la situación pero sí nos preocupamos por analizar los patrones de coincidencia entre ambos hechos.

“La noté rara” indicó una declarante de su grupo de amigos.”
Ese era el titular del periódico de esa mañana. El argumento, en realidad, se extendía explicando detalladamente cada una de las ultimas desapariciones en Nueva York pero Charles había encontrado un poco aburrido el alboroto entre tanta noticia y prefirió dar vuelta la página. Personalmente, él no podía hacer nada contra aquello, no era una especie de policia secreto ni nada semejenta así que, ¿para qué sentirse mal? De forma que Charles fingió poco interés por ese titular y continuó por tratar de resolver uno de los crucigramas en el suplemento “Ocio”

Mientras él despejaba su mente la noche caía por sobre las calles. Las personas comenzaban a salir de sus respectivos oficios con caras cargadas de cansancio hacia sus casas en busca de un descanso y una cálida ducha. Esa tarde el chico castaño había decidido salir a tomar un poco de aire fresco. Para su desfortuna no había logrado encontrar un quehacer mejor que sentarse en un pequeño y frío parque a tratar de resolver un estúpido crucigrama del periódico. - Horizontales: 12) Diosa romana de la tierra fértil, esposa de Saturno- leyó para sí a medida que sus ojos buscaban la casilla número 12 para ver cuántos espacios tenía. Bien, pues eran solo tres y lo meditó por unos minutos –Rea. - Murmuró en respuesta. Aunque se la reconocía principalmente por su nombre Cibeles, también se la reconocía por el nombre de Rea.

El joven que había vendido hacía unos minutos el periódico a Charles no dejaba de mirarlo desde su puesto frente a ese parque, seguramente preguntándose qué carajos hacía una persona cuando anochecía únicamente con su viejo diario. Charles era así de original. Es más, ni se daba cuenta de que estaba siendo observado, de hecho, estaba muy concentrado en su crucigrama que pronto olvidó lo aburrido que era en realidad. –Verticales: 3) Vigilante nocturno- leyó. Automáticamente bromeó personalmente: ¿Vampiro? Pero sabía que esa no era la respuesta. A los vampiros los catalogarían como chupasangres o muertos en vida, pura ficción, claro.

Lentamente el parque se oscurecía y lo único que iluminaba los caminos eran las lámparas decorativas que parecía que no funcionaban muy bien. Algunas luces titilaban un poco, se recuperaban y volvían a titilar. Charles se movió un poco en su banca, despegando la vista del periódico por primera vez y, observando un grupo de árboles que se extendía a lo lejos frente al parque divisó a una persona. Entrecerró los ojos concienzudamente al cerciorarse que aquel rostro le era conocido...
avatar
Charles I. Sparks

●Mensajes : 11
●Humor : Descúbrelo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: One of those nights {Libre}

Mensaje por Zoey A. Vedeer el Jue Jul 22, 2010 5:51 pm

Aquella tarde había salido junto a su hermano a dar una vuelta. Estaba demasiado obsesionado con Juliette y la pequeña Zoey lo sabía. Ella se dedicaba a intentar entretener a su hermano aunque sabía que debían estar juntos, que eso quizá era cosa del destino y toda aquella parafernalia que la pequeña no dudaba en creerse. Un suspiro salió de los labios de la pequeña y tiró de su hermano hacía un bonito escaparate de muñecas, las había más grandes y más pequeña pero preciosas en realidad. Todas aquellas muñecas la recordaban a ella. Zoey era como una muñeca, dulce, pequeña y frágil, pero, realmente bonita. Pero no todo podía ser gloria y cosas preciosas. La niña, confiada de que su hermano seguía con ella se adentró en la tienda, dando vueltas y buscando una bonita para que le regalaran. Quizá pasó una hora, o dos, ni siquiera ella lo sabe, pero, lo que sabía entonces es que se había quedado sola. Sus ojos se perdieron en la infinidad de la tienda y salió corriendo.

Sus pequeños pies corrieron calle arriba y calle abajo buscando algún rastro de aquel que cuidaba de ella sin encontrarle por ninguna parte. Sólo tenía seis años, perdida en la gran ciudad, sola y con la noche a punto de caer. Quien sabe que peligros podían acechar a una pequeña a la vuelta de cualquier esquina. Tragó saliva con dificultad y su respiración se agitó jadeante al verse desesperada y sin dejar que sus pies descansaran ni un solo instante. Sus manos se apoyaron en sus rodillas para coger aire. Estaba perdida, muy perdida. No sabía ni siquiera donde había llegado a parar y sopesaba ya la idea de echarse a llorar. Sus pasos eran cada vez más indecisos, cada vez más cansados, cada vez menos suyos, su alma parecía que pronto saldría de su cuerpo cansada de andar.

Por fin, la pequeña se apoyó en una escalinata y dejó que las lágrimas rodaran por sus mejillas. ¿Qué haría aquella noche tan sola, con frío? ¿Cómo volvería a casa si ni siquiera sabía como indicar el camino de vuelta si decidían ayudarla? Se desesperó. Dejó que su cuerpo descendiera hasta sentarse y escondió entre sus manos la cara para no dejar ver como se derrumbaba. Sólo tenía seis años y una noche larga en la calle. Probablemente su hermano la buscaba pero no por ello estaba más tranquila. Las posibilidades de que la encontrara empezaban a escasear y que fuesen remotas no ayudaba en nada. Cerró los ojos y aspiró los mocos rebeldes que ya querían escapar al estar llorando. Cansada, perdida, confusa, sola.
avatar
Zoey A. Vedeer

●Mensajes : 7

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: One of those nights {Libre}

Mensaje por Charles I. Sparks el Jue Jul 22, 2010 7:18 pm

El muchacho entreabrió los labios instintivamente mientras ponía más empeño en descifrar si estaba en lo cierto; si la persona que había visto pasar cual sombra frente a él la conocía. Sin embargo, no dejaba de tratarse de una distancia considerable y difícil para desentreñar al individuo. Nada, tan sólo podía divisar con claridad aquel hombre que le había vendido el periódico mirándolo con suma extrañeza. Y, con una sutil negación con la cabeza no sin antes sonreir inconscientemente por aquella extraña sensación, volvió a inclinar la misma para poner su total atención de nuevo en el diario.

- Verticales: 37) Sensación que se experimenta ante una elevación de temperatura- continuó pocos minutos después. Sus ojos ya se encontraban bajo el dominio del crucigrama que aún no terminaba y que, en realidad, nunca finalizaría porque era difícil al no tener un bolígrafo con el que escribir las palabras. A cada segundo olvidaba que ya había contestado ciertas consignas y volvía a leerlas para repetir el resultado - Mm, calor... - Se dijo, siguiendo con la mirada el transcurso de esa columna vertical. Los espacios eran justos como para que la palabra fuese calor, así que pasó inmediatamente a leer otros términos con los que desencadenar más palabras.

El tiempo transcurrió lentamente a medida que iba resolviendo su crucigrama. De pronto, un soplo de aire frío le recorrió todo el cuerpo y un estremecimiento hizo que frunciera los labios en consecuencia, totalmente desganado. Si no quería pillar el resfriado del siglo era hora que se fuese a su casa o por el contrario, se metiera en el primer restaurante de la ciudad como muchas otras veces solía hacer. Sí, no era de los que se resistía a la tentación, más aun cuando la hora de cenar estaba tan próxima. Su mirada se despegó del crucigrama al mismo tiempo en el que se levantaba del banco en un apresurado movimiento. Antes de cruzar las ya monótonas escalinatas que daban con el parque y, en su resulta, con la salida del mismo, escuchó los llantos de una niña que probablemente rondaría los siete años.

¿Pero qué...? El joven de mirada azulada alzó el rostro después de vadear el camino que le llevaba hacia las escaleras, y se encontró con aquella risueña pequeña que acostumbraba a encontrarse en el parque y que tan amigos se habían hecho; Zoey. Las facciones de Charles pasaron de la sorpresa momentánea hasta terminar en una notoria preocupación por el estado de la niña. Subió las escaleras restantes con un par de zancadas y se arrodilló dejando el diario a un lado para coger las manitas de la pequeña y apartarlas de su rostro para verificar su estado.

- ¿Zoey? ¿estás bien, pequeña? ¿qué haces aquí sola? ¿dónde están tus padres? - Le preguntó apresudaramente, pero con la máxima duzlura que le fue posible para ocultar su desesperación. Era tan pequeña... y a estas horas de la noche podrían haberla secuestrado o algo peor. Una punzada de dolor le atravesó el pecho al pensar en aquello. Le había cogido muchísimo cariño a la pequeñaja; era como su hermana menor la cual debía proteger. Ya más calmado y, sin apartar la mirada de la niña de ojos color esmeralda, le acarició con el pulgar sus pequeñas manitas. - Vaya, te has perdido... - Le dijo finalmente. No era pregunta, era mas bien algo que el muchacho creía y que, porsupuesto, quería creer y no pensar en hechos más... retorcidos.
avatar
Charles I. Sparks

●Mensajes : 11
●Humor : Descúbrelo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: One of those nights {Libre}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.